sábado, 21 de noviembre de 2020


LOS VIAJES DE ESTÍMULOS.


Motonave "Bahía de Cienfuegos" donde realizara un viaje de estimulo con mi esposa.

 

La emulación fue un globo, los estímulos morales fueron otros globos, la Cadena Puerto-Transporte-Economía Interna fue un gran globo y los “Viajes de Estímulos” también se sumaron a la globalización de esos globos. En esos globos viajamos toda una nación y nos perdimos como Matías Pérez. ¿Lo peor? Algunos degenerados insisten en andar volando en ellos y exportan su maldita experiencia a otros países.

 

Esos viajes fueron extendidos a otros organismos, como Salud Pública, testimonio de esto que menciono fue aquel viaje realizado por “Santa Ofelia del Vedado” a bordo del buque “Bahía de Cienfuegos”. Ofelia fue una enfermera del Hospital Fajardo, premiada por toda su labor realizada a favor de la revolución. En otros organismos recibieron un nombre diferente, por ejemplo, los llamaron “Viajes de experiencia”. Así un día, viajaron con nosotros dos zánganos vinculados al puerto para adquirir “experiencia” en Rotterdam. Una vez en Holanda, esos parásitos no visitaron ninguna oficina portuaria o se reunieron con sindicato del giro en aquel país. Sus principales funciones realizadas fueron en las “Placitas” que se montaban en diferentes sitios de la ciudad y que nosotros utilizábamos para comprar nuestras pacotillas. A partir de esos viajes se le comenzó a llamar a la pacotilla con el nombre de “experiencia”.

 

Yo disfruté de uno de esos viajes de estímulos con mi esposa a bordo del buque “Bahía de Cienfuegos”. Tampoco fue muy fácil lograrlo, cuando fui a la oficina del sindicato en Navegacion Mambisa, yo no aparecía en la lista de los tripulantes del “Aracelio Iglesias” y había navegado en ese barco mas de seis meses el año comprendido en su “vanguardialidad” (Esa palabra no existe, pero me da la gana de incluirla en este globo). En la lista se encontraba el Primer Oficial Amarales, muy amigo del Capitán del buque y del secretario del sindicato en ese momento, me refiero al negro nalgón planchado que era ayudante de máquinas y de nombre Julián Morales.

 

-¿Sabes una cosa? Si no me incluyen en esa lista no va a ir nadie. Tú sabes perfectamente que yo trabajé más tiempo que Amarales en el barco ese año. Le dije sin titubeos a Julián.

 

-¡Asere, no pongas malo esto! Me respondió algo nervioso.

 

-¿Qué no lo ponga? Ya está malo al no incluirme.

 

-Podemos arreglar la lista y ponerlos a los dos. Además, tengo entendido de que tú no pagas el sindicato.

 

-No tengo por qué pagarlo, ustedes supuestamente están para defender a la marinería no a nosotros.

 

-Si pagaras algo justificaría mejor ese cambio que debo hacer en la lista. Yo lo interpreté como una especie de chantaje y se lo acepté porque me interesaba que mi esposa diera el viaje. Tres días mas tarde regresé por la oficina y le pagué unos cuatro meses de la cuota sindical. La lucha sería después en el edificio con la gente del CDR, ellos se oponían a firmar la carta que exigían porque nosotros no hacíamos guardia, ni participábamos en todas esas tareas estúpidas de esa organización, menos aun en chivaterías. Gracias a mi vecino Luis Tamarit, quien estaba de delegado del Poder Popular, me hizo y firmó la carta sin contar con los del CDR.

 

El buque “Aracelio Iglesias” había quedado en segundo o tercer lugar de la emulación nacional, no recuerdo exactamente. De todas maneras, los tres primeros lugares disfrutaban de los mismos premios y fueron bastante buenos. Una cena en Río Cristal, una noche en el cabaret Tropicana, una semana en el hotelito de los canadienses frente al hotel Atlántico, una noche en el cabaret del mencionado hotel y una “prima” económica bastante buena de acuerdo al cargo que se ocupaba en el buque. Recuerdo que en mi caso como Primer Oficial resultó superior a los mil pesos y era bastante plata para esas fechas. Bueno, los sindicaleros se mojaban en ese río revuelto, no olviden que para esas fechas todo se movía con dinero cash. Estando en el hotelito nos entregaban una caja de cerveza y una botella de ron diaria que, como es de suponer, ellos debían pagar con plata sonante. No olviden que lo mismo sucedía con nuestros gastos en Río Cristal, Tropicana y el cabaret Atlántico. Todo debían pagarlo con dinero cash y el que hizo la ley, también hizo la trampa, muy normal en aquella isla plagada de pícaros y cabrones. Robaron a diestra y siniestra.

 

¿Por qué eran unos globos esto de la emulación y los viajes de estímulos? Muy simple, casi todos los datos que se manejaban eran falsos. Lo peor que mucha gente no sabe, si observan los barcos premiados durante los últimos años, encontraran entre los tres bendecidos a las naves donde esos supuestos secretarios del sindicato, elegidos solamente por el dedo del partido, se encontraban entre los tres bendecidos por esa infladera de globos. “Osease”, ellos se verían beneficiados con esas inclusiones. ¿Ejemplos? El caso de Julián con el buque “Aracelio Iglesias, el caso de “El Niño” (Un electricista) con el buque “Otto Parellada” y si no me equivoco, creo que en la nominación de la motonave “Habana” también estuvo vinculado un antiguo tripulante de ese barco que ocupaba la plaza sindicalera.

 

Las cosas se fueron un poco más allá de la designación de los viajes de estímulos y esa corriente vanguardista. Estos tipos se encargaron también de los fraudes ocurridos en la distribución de autos a supuestos vanguardias. Tal es el caso de la entrega de un Fiat polaco al telegrafista del buque “Otto Parellada”, creo que su nombre o apellido era Polo. Un joven con poco tiempo navegado, muy incondicional al Capitán Remigio Aras Jinalte y miembro del clan donde El Niño formaba parte. Le dieron el auto a este personaje, mientras en la flota existían cientos de hombres con suficientes méritos y la piel curtida por el salitre de los años. Bueno, solo deben recordar que Roberto Arche Flores fue vanguardia nacional “vitalicio”. ¿Quién lo eligió? Todo era un globo más grande que el de Cantoya, puras mentiras. Tampoco olviden los casos de corrupción en las que se viera incluido el sindicato de la Empresa de Navegacion Mambisa, se dedicaron a vender apartamentos de Alamar, y si no me equivoco, fue la razón que condujo a desgracia a su secretario en una oportunidad. Me refiero a Blanco, aquel contramaestre que se casó en el único viaje del buque “África-Cuba”. Sobrevivió porque como dice el refran, “El Partido es inmortal”, yo digo que “inmoral”. No tengo absolutamente nada contra Blanco, todo lo contrario, le debo una donación de sangre que hizo para la operación de mi hijo al encontrarme en la imposibilidad de hacerlo.

 

¡Oh! Desafortunado aquel viaje de estímulo que di y en el que al finalizar me pidieron la expulsión de la marina mercante. Pueden remitirse a mi trabajo titulado “Mandado a matar”, ahí lo narro con lujo de detalles.

 

Se me olvidaban los viajes de estímulos por la jubilación, se premiaba a los hombres que pasaban a retiro y en ellos hubo dos grandes deserciones sobre las que he escrito, “La fuga perfecta del Capitán López Sánchez” y “Manuel Castañeda, El Cabronazo”.

 

Todo fue mentira, pero lo mas indignante, muchos de aquellos protagonistas, andan por estas tierras añorando y hasta defendiendo todas esas porquerías.

 

 

Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canadá.

2020-11-21

 

 

xxxxxxxxxx

sábado, 7 de noviembre de 2020

ELLZWORTH WEBBER, MI HERMANO NEGRO.




ELLZWORTH WEBBER, MI HERMANO NEGRO.




 

Esteban Casañas Lostal-Ellzworth Webber

5 de Julio del 2012

Hola mi hermano.. Qué gran alegría me da el que me hayas encontrado. Tantos años sin saber de ti, imagino que tu hijo sea todo un hombre.

Recibe un fuerte abrazo.

Esteban

 

Habían transcurrido treinta y cuatro años desde que nos vimos por última vez en Santiago de Cuba, él se encontraba de Sobrecargo y se encargó de hacerme las liquidaciones para desenrolarme. Lo hice con esa carga de dolor propia de quien llega a amar a su nave y su gente. He navegado con todo tipo de tripulaciones, unas muy buenas y otras extremadamente malas, pero nunca encontré una como la que tripulara el buque “N'Gola”. No me equivoco si afirmo que fue la mejor de todas, excelentes marinos que brillaron por su hombría. Entre ellos no existió el mas limitado espacio que pudiera dedicarse a la “chivatería”, enfermedad endémica que pudo encontrarse hasta en las mejores tripulaciones nuestras.

 

Nunca se me ocurrió preguntarle por la raíz de tan extraño nombre, no creo que tenga un origen portugués como el del resto de la tripulación, nada que ver y hoy no me preocupa. Fue y sigue siendo aquel hermano que tuve y tengo en Angola.

 

Fue intenso el intercambio de mensajes después de aquel encuentro, pude comprobar que poseía una magnifica memoria. Recordaba los nombres y apellidos de cada uno de los que integramos los dos primeros grupos que tripulamos aquella magnifica nave. Hablamos de muchas cosas sucedidas en ese año y medio que compartimos juntos, recordamos con ese manto de nostalgia y cariño a los hombres buenos, tampoco olvidamos mencionar a los malos, que los hubo por la parte cubana, algunos ya están muertos.

 

Hacia un tiempo que deseaba dedicarle estas líneas, ya saben que disfruto mucho mas cuando les dedico unas líneas a un amigo estando vivo. Los homenajes póstumos solo sirven para alimentar el recuerdo u orgullo de los herederos, el muerto no se entera de nada.

 

Me dijo aquella vez del 2012 que se encontraba viviendo en Inglaterra y algo enfermo. Se sorprendió cuando le dije que yo vivía en Canadá desde el 1991 y le hablé algo sobre las causas que me empujaron a esta deserción, tampoco quise abrumarlo con noticias malas. En esa oportunidad solo nos escribimos unas pocas veces y luego volvió a desaparecer. Transcurrieron varios años felicitándolo por el día de su cumpleaños sin respuesta alguna y temí lo peor, pensé que mi amigo había muerto. Le escribí a una sobrina y no tuve mucha suerte, lo di por desaparecido físicamente.

 

El 3 de Abril del 2020 me sorprende una llamada suya por el Messenger de Facebook y esta vez hablamos mucho, como tratando de recuperar el tiempo perdido o salvar el que estamos a punto de perder. No le reclamé nada por su ausencia, todo lo contrario, creo que ambos disfrutamos mucho este nuevo encuentro. Estaba de regreso en Angola y nuestra conversación fue invadida por la invasión de fantasmas muy queridos. Sombras de imágenes insignificantes para otros, cotidianos en nuestras vidas, muy importantes para los que disfrutamos de sus compañías, trabajos y cariño. ¿A cuántos les puede interesar la vida de un negro camarero, timonel, marinero, contramaestre? Creo que solo a nosotros los verdaderos marinos, es muy probable que en aquella conversación nos tragáramos el sabor salado de cualquier lágrima oculta.

 

Hablábamos de los otros con mucho amor sin detenernos un segundo en nosotros, sin darle valor a nuestras existencias, olvidando en todo momento el cariño y confianza de aquellos hacia lo que significamos para sus vidas. Hablamos como en los viejos tiempos, amparados por esa modestia y sencillez que nunca nos abandonó, sin vanidades o ambiciones personales. Lo hacíamos tal y como fuimos en nuestros tiempos, aquellos años duros de su juventud y la mía, sueños sin desvelos que deseaba mostrarle evitando sus espantos.

 

Y mientras Webber iba mencionando nombres que yo había olvidado, los entregaba a mi memoria y me abrazaban entre lágrimas en Santiago de Cuba. ¡Coño, que negros aquellos! ¡Cuánto los quise y quiero! Así como fueron, analfabetos, fieles, cariñosos, trabajadores, bandoleros, fumadores de yamba, contrabandistas, borrachos, mujeriegos. ¡Hombres!

 

Éramos jóvenes cuando el destino quiso encontrarnos en 1977 a bordo del buque “N'Gola”, Webber tenia 25 años y yo tenía 27. Venía de las filas de las FAPLA y le escuché muchas narraciones de su vida guerrillera por las selvas angolanas. Le puse mucha atención a cada historia suya mientras se desplazaba entre manadas de gorilas y lo admiraba. Era un joven soñador como lo fui yo, solo que mis sueños se transformaron en pesadilla, precisamente, el disparo de gracia donde mataron mis sueños ya cansados se produjo transportando tropas cubanas hacia su país. Tropas que lo ayudarían a lograr el presente que estaban viviendo y no podía decirle abiertamente lo que le esperaba.


Viajaría sus primeras navegaciones como agregado de Sobrecargo y “Comisario Político”. Nada que ver con aquellos futuros “Comisarios” embarcados en nuestras naves durante el reinado del déspota Guillermo García. Nosotros conocíamos muy bien el material humano de aquellos oportunistas militantes del partido comunista y Webber no era así, las FAPLA no constituían un partido comunista aun y su mente no estaba viciada por todos los prejuicios que ese partido representa. Webber era simplemente un joven soñador, como lo fui yo y miles de jóvenes cubanos, luego traicionados por sus propias conciencias.

 

Como Agregado de Sobrecargo estuvo directamente subordinado a mi amigo Lazarito, bandolero por excelencia, pero mi amigo incondicional en aquellos tiempos. Conversando Webber y yo, ambos lamentamos muchísimo el triste final de Lazarito, éramos un trio muy unido e indisoluble, nos queríamos mucho. Sin embargo, no todo fue color de rosa en aquellas relaciones, Lazarito no fue del todo sincero, yo tampoco lo hubiera sido en aquellos tiempos viviendo en un país extraño para nosotros. Lazarito no le enseñó todos los trucos de la profesión a Webber, no le mostró la principal arma de los sobrecargos. ¿Cómo robar sin ser descubiertos? Aunque para serles franco, no había necesidad de robar en aquel barco, claro, para algunos cargos. Suponiendo que las comisiones rondaran por el 5% o más, cuando una compra realizada era de millones de pesetas, ya pueden imaginar de cuánto era la mascada. En este aspecto podemos mencionar la palabra traición, pero eso seria extensiva a toda nuestra vida en la marina mercante cubana. Las situaciones nos habían enseñado a no confiar en nadie y Webber tuvo que pagar por esas consecuencias.


Lazarito fue expulsado por el Capitán Raimundo Calero Torriente del barco, me dolió muchísimo, pero tengo el defecto de inclinar mi balanza hacia el lado de la razón y en ese caso, Calero la tenía, Lazarito había traicionado su confianza. Webber se quedó huérfano y a merced de los picaros en este negocio preñado de cabrones. Continuamos esa bella relación donde en oportunidades el destino tendió trampas a Webber, situaciones en las que debió elegir entre la razón y lo irracional para salvar vidas. Tal fue el caso de aquel motín originado en Rotterdam, donde la tripulación tenía todos los derechos a la demanda que estaban haciendo y por evitar males mayores, Webber, como yo sin otra opción, defendió la posición del Capitán Calero sabiendo que no le abrigaba la razón. Imagino se haya sentido traidor ante los suyos cuando inclino su balanza en contra de la justicia, pero aquella acción neutralizó una acción que pudo culminar en derramamiento de sangre. Nadie sabe como puede finalizar un “motín” a bordo y gracias a Dios todo terminó pacíficamente.



Mi amigo Pedro a la derecha en esta foto tomada en Sao Tomé

 

Después que Lazarito fuera expulsado del barco me quedé con dos hermanos, Webber y el pañolero de origen caboverdiano llamado Pedro. Unos 15 años más tarde regresé a Angola cuando la retirada de las tropas cubanas de ese país y no pude localizar a Webber. Me encontré con Pedro, ese gran hermano al que abracé por ultima vez aquel viaje, ya partió. Ambos estuvieron en mi casa cuando el barco visitó La Habana, los traje para que vieran de primera mano lo que era el comunismo, la mierda que amenazaba a su país. No podían creer en las condiciones infrahumanas que yo vivía para ganarme un dólar a partir de la salida del ultimo puerto angolano, mientras los oficiales de su país ganaban once diarios.

 

Recuerdo que, en nuestro primer viaje a Bélgica, yo le dije a varios tripulantes que se compraran autos usados. Algunos me preguntaron la razón e insistieron en ese ¿por qué? y tuve que explicarles sobre la amenaza del comunismo que tenían cerca. Recuerdo que solo uno de ellos me hizo caso, Webber. Se compró un VW de uso en perfecto estado y lo llevó para Angola, los otros se dedicaron a otros menesteres más importantes para ellos.

 

Webber, ese negro hermano mío, nunca cambió de color, continuó siendo tan negro como siempre, tan hermano mío, como no comprenden esa manga de estúpidos que enarbolan banderas contra el racismo, ¿cuál?

 

Me alegro de que aún se encuentre vivo y lea estas líneas. Me hará feliz que sepa lo sigo queriendo como un hermano y yo desee entre sueños, los mismos que fueron suyos, lo mejor para su país con todos aquellos negros a los que quise y quiero tanto.

 

 

Esteban Casañas Lostal

Montreal..Canada.

2020-11-07

 

xxxxxxxxxx

 


martes, 27 de octubre de 2020

LA VIDA ES PROFUNDA . Capitán Celso Barroso in Memoriam



Motonave "Habana" hundida en el puerto de Moçámedes-Angola.



 

LA VIDA ES PROFUNDA

 Capitán Celso Barroso in Memoriam.

 

La noticia me llegó amarga, real e irreversible. La nota enviada por mi amigo, el capitán Reinerio Zaldívar, aunque muy escueta, me paralizó y por un momento fui incapaz de otra reacción consciente "acaba de fallecer el capitán Celso Barroso"

 

Quienes conocimos a Celso, sabemos que los elogios que se le atribuyen no resultan gratuitos. Lo mismo sucede con algunos criterios, discutibles, expresados por   marinos que estuvieron bajo su mando.

 

Vivió así, con sus contradicciones armónicamente conjugadas, su profesionalismo académico salpicado de su experiencia empírica.  El particular estilo de elegir a sus amigos, su sinceridad y esa hombría superlativa acentuada por su físico recio.

Celso, fue un capitán que convence de que un mítico "hilo rojo" lo cohesionó a su bregar marinero.  Para él, su barco fue su casa, sentimiento que albergó durante más de cuatro décadas.   En ese tiempo capitaneó   las M/N Las Villas, Puerto de Vita, Grette, Habana y el B/T 9 de Abril   entre muchos más.

 

 Lo conocí en diciembre de 1977 en Navegación Caribe, durante mi primera semana de trabajo en la subdirección de Seguridad para la Navegación. Llegó una mañana acompañado por el capitán Raimundo Montenegro y luego de un breve saludo y sin esperar a ser anunciados, entraron al despacho del jefe de esa dependencia capitán Otto Giroud . ¡¡¡Y de qué manera lo hicieron!!!

 

 Al rato se escucharon   voces que subían de tono, después mucho más altas.  Mientras tanto yo seguía en mi silla, detrás del buró, sin mover un músculo y un poco extrañada de la indiferencia que demostraban los capitanes, Gómez, Ferrer y Carballo. Ellos, Inmutables, permanecían revisando los informes técnicos acumulados en sus escritorios, como si nada sucediera

 

_Uy, esto va a terminal mal- pensé.  Era mi primera semana como oficinista en Seguridad para la Navegación y mira lo que me tocaba...

 

Por fortuna, el incidente   duró unos pocos minutos y al abrirse la puerta, yo que pensaba ver correr la sangre, vi tres rostros risueños, amigables de los que colgaba una jocosidad sorprendente.

 

 Celso Barroso y Raimundo Montenegro, no necesitaron de intermediarios. Se presentaron, con una cordialidad y finura que la verdad me hizo poner en guardia. Hablaban con armonía, hasta con calidez y la verdad aumentó mi confusión.

 

El más sospechoso, fue Montenegro, después supe que no me equivocaba. Ese mulato simpático, connotado Quijote, aunque no era manco y su historia no tenía nada que ver, con los molinos de viento.

 

Finalmente me di cuenta de que estaba frente a dos personajes carismáticos, sagaces y hasta los encontré muy agradables.

 Y así conocí a Celso, temperamental, observador, analítico y a su amigo Montenegro, un tanto transgresor, sanguíneo, conquistador. Muy diferentes y a su vez convergentes.

 

 Ustedes los marinos son muy directos. Por ese motivo sin muchas vueltas, derrochan piropos y halagos con total desinhibición.  Supongo que entonces, devolví el cumplido con ese residuo de timidez que trato de disimular y entonces desconocedora del terreno que pisaba.

 

  Aquella experiencia tuvo resultados didácticos. Inició una verdadera amistad.  Y lo más curioso, ese día comencé a entender que mis adorables hombres de mar, jamás serán como los que desarrollan su vida en tierra.

 

La confianza depositada en Celso creció en Angola. Llegué a ese país a mediados del 85 y en el aeropuerto me esperaba él, con Juan Manuel Costela, un gran  amigo nuestro, especialista en transporte marítimo quien cumplía misión en ese enclave.

 

Permanecí tres meses en Angola como corresponsal de prensa. La ayuda de Celso fue determinante para realizar mi labor a bordo de la M/N Habana y navegar en línea de cabotaje entre los puertos de Moçámedes y Lobito. Y se ocupó en ese enclave de acompañarme a lugares como los hospitales, centros históricos y de interés cultural.

 

Lo recuerdo   incansable en las exigencias de rigor al cuidado de su buque en un país en guerra. Atento, a los horarios de buceo y de los lanzamientos de los explosivos a las aguas, para proteger  el barco. Decretó estricta vigilancia nocturna. El control de la estiba y la descarga de las transportaciones y el cumplimiento de un reglamento que implementó a bordo. Además de supervisar junto con el enfermero, las medidas higiénico-sanitarias de la motonave y su dotación por citar algunas de sus funciones.

 

 A su regreso a Cuba, la noticia del hundimiento de la M/N “Habana” lo golpeó fuerte, me atrevo a asegurar que le fue difícil recuperarse de esa pérdida. Se que en parte se debió a no poder salvarla ni despedirla.

 

Mi gran amigo, ahora somos nosotros los nostálgicos y no estás tú para arrancarnos ese sentimiento. Recuerdo la frase que nació en la cubierta del “Habana” y tú repetías con la intención de espantarnos el gorrión angolano a Juanqui y a mí   " La vida es profunda"  

 

Te envío un mensaje en nombre de todos los que te vamos a extrañar:

 

Que vientos alisios te acompañen en tu eterno viaje por los siete mares.

 

 

Puppy Castelló Herrera

 

Mi blog: http://www.puppycastello.blogspot.com/





xxxxxxxxxx

viernes, 9 de octubre de 2020

SU ÚLTIMO PUERTO


SU ÚLTIMO PUERTO




 
                                   

 

Vetusta motonave de corazón inerte

concluyes con tu vida de aventuras de sal

y en ridículo porte, escorado, sin fuerza

rompes el equilibrio de tu estabilidad

 

Como tronco sin savia yaces en la bahía

indiferente al paso de buques al zarpar

es tu triste presencia de impotente difunto

en este cementerio, estado fantasmal

 

El óxido implacable y los escaramujos

destruyen tu obra viva,  la invaden sin piedad

el potente alarido que rompiera la niebla

ha quedado sin eco, perdido en ultramar

 

Tu hercúlea presencia, de los años pasados

se detuvo en el tiempo, en varada  mortal

y tus anclas potentes que paraban tu paso

reposan en el fondo, no las podrás levar

 

Es posible que un día helénicos marinos,

te nombren de pasada, como un recuerdo más

hablarán entre copas de galernas y apuestas,

de puertos visitados y  hazañas en la  mar

 

Lo harán desconociendo tu trágico destino

o tu armador calcule pérdidas y utilidad

y un montón de chatarra sin conservar tu nombre

sinteticen  tu eslora, tu manga y tu puntal

 

Este ígneo camino me permite que escriba

estos versos luctuosos con mucho de verdad

te tragará inclemente el volcánico horno

y arribarás Astoria, a tu puerto final

 

 

Puppy Castelló Herrera

 

Poema dedicado a la motonave Astoria, la cual después de vararse, sus dueños la abandonaron  en nuestro país.

Permaneció algunos años en la bahía habanera y fue embargada por la Empresa Cubana  de Salvamento,  entidad que la remolcó hasta  el "cementerio de buques" en Bahía Honda,  donde igual  que otras unidades de superficie destinadas a  su desmantelamiento, fue convertido en chatarra para su venta a Colombia.

Allí, el acero de los navíos es sometido a los altos hornos industriales.



xxxxxxxx  


domingo, 27 de septiembre de 2020

ADIOS, QUERIDO "VIET NAM HEROICO"

ADIOS, QUERIDO "VIET NAM HEROICO"





CON ESTA SENCILLA NOTA PUBLICADA EN EL PERIODICO "TRABAJADORES" EL DIA 25 DE MAYO DEL 1988, DESPEDIA LA PERIODISTA PUPPY CASTELLO AL BUQUE DONDE NOS FORMAMOS DECENAS DE OFICIALES DE CUBIERTA Y MAQUINAS. EL BARCO PARTIA REMOLCADO POR EL REMOLCADOR DE ALTURA "CARIBE" RUMBO A CARTAGENA DE INDIAS DONDE SERIA DESGUAZADO.












xxxxxxxxxx

sábado, 29 de agosto de 2020

BARCOS QUE PERTENECIERON A LA EMPRESA DE NAVEGACIÓN CARIBE (52) MOTONAVE "MAYLIN"



BARCOS QUE PERTENECIERON A LA EMPRESA DE NAVEGACIÓN CARIBE (52)

     MOTONAVE "MAYLIN" 



Carga general

.
Astillero: E. J. Smit & Sons Shipyards Ltd.

Lugar de construcción: Westerbroek, Holanda.

Casco nº: 810               Sociedad clasificadora:

Matrícula:                     Señal distintiva: CLCD / P3WL3                                    IMO: 7432123

Tripulantes: 12              Pasajeros: 0

TRG: 1.933                   TRN:                            DWT: 2.585                  DV: 1.050

Eslora: 79,20                Manga: 13,10                Puntal:                         Calado: 5,18

Bodegas:                     E. P.:                           TEUs:

Carga granel: 4.234 m³              Carga general: p³          Carga frigorífica: p³

Equipos de cubierta (Cantidad x toneladas): Plumas: 3

Tanques: 0                                                      Capacidad de tanques: 0 p³.

Capacidad combustible: m³                              Consumo diario:

Un motor diésel M. A. K. 8M452AK; 4T; 8 cilindros (320 x 450); MAK Maschinenbau GmbH, Kiel, Alemania.
Calderas:

1.800 bHP.                   Hélices: 1                     Velocidad: 12,0 nudos.



1976. 23 de Septiembre. Puesta en gradas.

1977. 04 de Febrero. Botado. Bautizado MARIANE DANIELSEN. (Dinamarca)

1977. 15 de Abril. Alistado.

1989.  Vendido. Rebautizado SUN TRADER. (Noruega)

1990. (Gobierno de Cuba). Rebautizado MAYLIN. (Chipre)

2005. 01 de Junio. MAYLIN. (Cuba)

2009. 01 de Diciembre. Multilux Enterprises S. A. (Nautilus Shipping Overseas) , La Habana. Rebautizado LUPUS. (Panamá)

2012. Junio. Desguazado.



xxxxxxxxxxxxxx























xxxxxxxxxxxxxx

BARCOS QUE PERTENECIERON A LA EMPRESA DE NAVEGACIÓN CARIBE (51) MOTONAVE "BRANDA"



 BARCOS QUE PERTENECIERON A LA EMPRESA DE NAVEGACIÓN CARIBE (51) 

MOTONAVE "BRANDA"




Cementero.

Astillero: E. J. Smit & Zoon's Scheepswerven NV.

Lugar de construcción: Westerbroek, Holanda.

Casco nº: 809               Sociedad clasificadora: LRS / RCB

Matrícula:                     Señal distintiva: CLAI                                       IMO: 7421887

Tripulantes: 15              Pasajeros: 0       
      
TRG: 1.599                   TRN: 1.187                   DWT: 3.100                  D:

Eslora: 83,52                Manga: 14,13                Puntal: 6,28                  Calado: 5,19

Bodegas:                     E. P.:                           TEUs:

Carga granel: 3.769 m³              Carga general: p³          Carga frigorífica: p³

Tanques: 0                                                      Carga líquida: p³.

Equipos de cubierta (Cantidad x toneladas):

Capacidad combustible: m³                              Consumo diario:

Un motor diésel M. A. K. 8M452AK; 4T; cilindros (320 x 450); Atlas-MAK Maschinenbau Kiel GmbH, Kiel, Alemania.

Calderas:
2.400 bHP.                   Hélices: 1                     Velocidad: 12,5 nudos.



1975. 17 de Octubre. Puesta en gradas.

1976. 02 de Abril. Botado para Gallic Shipping Ltd. (Denholm Maclay Co. Ltd.), Londres. Bautizado MARY ANDERSON. (U. K.)

1976. 11 de Junio. Alistado.

1982. Mismo dueño. Rebautizado ARGO ISLAND. (U. K.)

1982. Mismo dueño. Rebautizado MARYLANDER. (Filipinas)

1988. Transformado en transporte de cemento a granel; 93,95 metros; TRG: 2.492; DWT: 3.100; Carga granel: 3.820 m³

1989. Vendido a Transinsular Trans Mar SRL. Rebautizado TI OUTAO. (Portugal)

1989. Vendido a Branda Marine Co. Ltd. (Gobierno de Cuba), Limasol. Rebautizado BRANDA. (Chipre)

1995. Branda Marine Co. Ltd. (Mar América Naviera, La Habana), Limasol. Rebautizado BRANDA. (Chipre)

2001. Branda Marine Co. Ltd. (Mar América Naviera), La Habana. BRANDA. (Cuba)

2004. Octubre. Desguazado en Cuba.



XXXXXXXXXXXX













xxxxxxxxxxxx